¿Qué hace la diferencia? Entre otras cosas, el Optimismo.

A menudo, se relaciona esta palabra con la búsqueda de pensamientos positivos o con una visión poco realista del dolor “será para mejor” “para que sufrir, si sabes que se puede salir adelante”, etc. Lo anterior es un error ya que conlleva a distorsionar la realidad y a ignorar la presencia de dolor.

Lo que es correcto es señalar que el optimismo es una forma específica de explicarnos lo que nos pasa, que hace que veamos lo positivo como resultado de nuestro esfuerzo, considerar la posibilidad de que se vuelva a repetir y que afecta a muchas áreas de nuestra vida. Por el contrario, el estilo optimista ve los eventos negativos, como una situación particular y momentánea, que pudo o no depender de nosotros.

Lo anterior es lo que se conoce en psicología como estilos explicativos, que en términos simples, es el modo en que nos explicamos los acontecimientos, ya sean estos buenos o malos. Cada uno tiene la tendencia a explicarlos de diversas formas, pero cada explicación posee 3 dimensiones:

Alcance. Cuanto impacta el evento, por lo que puede ser GLOBAL O ESPECÍFICO.

Temporalidad. Cuan duradero es el efecto, por lo que puede ser PERMANENTE o TEMPORAL Sin embargo, si podemos tomar el control de como enfrentamos estas adversidades y al mismo tiempo, como nos explicamos a nosotros mismos estas situaciones y también las que nos han resultado exitosas.

Personalización, es la explicación de quién o  qué es la responsabilidad de que haya ocurrido el eventos, lo que puede asociarse a factores: EXTERNOS o INTERNOS.

Las creencias resultan coherentes y “lógicas” a pesar de no ser necesariamente ciertas.

Ante los eventos negativos hay dos tipos de explicaciones más comunes que reúnen las dos posturas más frecuentes ante las adversidades: el pesimismo  y el optimismo.

El PESIMISMO, tiende a pensar que lo malo, le pasa SIEMPRE a él, afecta TODAS las áreas de su vida y es SU CULPA.

A diferencia del estilo anterior, el OPTIMISTA, tiende a pensar que los eventos malos resultan de eventos temporales y específicos, SEA O NO SU RESPONSABILIDAD, por lo que está instalado en él, la posibilidad de MODIFICAR un futuro evento.

Aquí esta la segunda buena noticia: LOS EVENTOS SON NEUTROS, lo que significa que lo que importa no es lo que nos pasa sino lo que hacemos con ello.

Las explicaciones que nos damos de ellos, son las que determinan las consecuencias y la emoción asociada… No el evento

Evento negativo Optimista Pesimista Dimensión
Mala nota en matematicas Me fue mal en esta prueba Nunca me va a ir en matemática duración
En matemáticas no alcance el resultado que esperaba, pero en ciencias si obtuve buena nota me pasa lo mismo en cada cosa que intento Alcance
Me falto estudiar más Todo es mi culpa Personalización
Esta materia es dificil El profe me tiene mala

 

Evento positivo Optimista Pesimista Dimensión
Anotar un gol en un partido Voy mejorando, es probable que lo vuelva a hacer Fue solo una vez, seguro no volverá a pasar Duración
Si pude meter un gol, puedo conseguir otras cosas Para lo único que sirvo es para jugar a la pelota Alcance
Me esforcé por anotar un gol Fue suerte / el equipo eramalo Personalización

 

Las creencias no solo dan una explicación de lo ocurrido, sino que también determinan las expectativas de lo que va a pasar a futuro.

 

¿Qué relación tiene con los resultados académicos?

Lo interesante de los estilos explicativos, es que dependiendo de cómo interpretemos los eventos que nos han ocurrido en el tiempo,  tendemos a actuar en el presente, por lo que por ejemplo alguien que  ante un mal resultado en una prueba se lo explique a sí mismo como: No sé para qué estudio, si siempre me va mal en todo, por más que me prepare, siempre me va a ir mal. Esta persona se está dando a sí misma una explicación Global, Permanente e Interna, vale decir, tiene instalado un estilo pesimista. Ante la próxima prueba ¿cómo cree que va a actuar?. Probablemente va a prepararse poco o simplemente va a comenzar a dar la prueba con la idea que le va a ir mal y es muy probable que así sea.